¿En qué año saltó Robbie Knievel el Gran Cañón?

En septiembre de 1974, Robbie Knievel, hijo del temerario Evel Knievel, saltó el Gran Cañón. Si bien este truco icónico fue años antes de los saltos más conocidos de Robbie, como el del estadio de Wembley de Londres en 1975 o el lanzamiento de un cohete en bicicleta de construcción casera a través del Cañón del río Snake en 1974, el salto del Gran Cañón se destaca como un acto muy atrevido.

Robbie había intentado el salto el año anterior en 1973 con una Honda CR750 de 750 cc, pero no pudo cruzar. Sin embargo, en el segundo intento logró cruzar con una moto Maico Enduro de 450 cc. El segundo salto de Robbie fue exitoso porque fue menos complejo y cubrió una distancia menor con una bicicleta más liviana. Se ha calculado que Robbie alcanzó una velocidad de aproximadamente sesenta y cinco millas por hora mientras volaba a través del cañón.

A pesar del emocionante éxito del truco, el truco del Gran Cañón no se ha repetido. Bob Gilligan, piloto y especialista en espectáculos aéreos, sugirió que esto se debe a la fragilidad del terreno. Como la superficie del suelo es inestable y podría colapsar fácilmente durante un aterrizaje, ya no se considera un lugar viable para un salto.

Sin embargo, el evento fue ampliamente publicitado y logró una cobertura masiva de los medios de comunicación a nivel mundial. El salto fue tan popular que apareció en varias revistas, programas de televisión y otros. Todavía se le recuerda por ser el “mayor salto de todos los tiempos”.

Robbie Knievel es ahora uno de los temerarios más recordados de la historia. Alcanzó su fama debido a su actitud única hacia las acrobacias, los riesgos que tomaba y su pasión por las acrobacias en motocicleta, algo inusual en la época.

Aunque Robbie Knievel impulsó su fama saltando el Gran Cañón, tuvo una carrera larga y exitosa. Protagonizó varias películas, como ¡Viva Knievel! y Evel Knievel, y luego intentó acrobacias más atrevidas que le valieron millones de fanáticos.

Preocupaciones de seguridad

Cuando Robbie Knievel intentó el salto, hubo algunos problemas de seguridad con respecto al salto. Como no tenía experiencia, no había tenido en cuenta el impacto del viento y las turbulencias en la moto. Si bien esto no fue un problema durante el salto, podría haber representado un peligro si Robbie hubiera saltado en condiciones de viento.

También se informó que el salto no se realizó de la manera más segura, ya que no existía un plan de seguridad de respaldo en caso de que el salto fallara. Este era un gran riesgo, ya que el cañón era muy profundo y Robbie podría haber resultado gravemente herido o incluso muerto sin las medidas de seguridad adecuadas.

El padre de Robbie, Evel Knievel, no estaba al tanto del salto, lo que aumentó el peligro del evento, ya que era un especialista experimentado y podría haberle dado consejos a su hijo sobre el salto. Esta falta de preparación en materia de seguridad resalta la necesidad de una planificación cuidadosa al intentar acrobacias peligrosas, ya que incluso un cambio menor puede marcar una gran diferencia en términos de seguridad.

Desarrollo de temerarios

El salto fue un acontecimiento importante en la historia de los temerarios. Fue el primer gran salto realizado por un especialista en el Gran Cañón y sentó el precedente para futuras acrobacias temerarias.

Este fue el comienzo de una nueva era en los saltos acrobáticos, en la que temerarios intrépidos como Robbie Knievel intentaron traspasar los límites de lo que es posible con una motocicleta. Desde el salto, muchos otros temerarios han intentado saltos similares, aunque ninguno ha sido tan popular como el salto de Robbie.

El salto también sentó las bases para futuros temerarios, inspirándolos a intentar sus propias acrobacias. No es de extrañar que muchos de los especialistas que siguieron sus pasos, como Travis Pastrana, sean grandes fans de Robbie Knievel, llegando incluso a imitar sus saltos.

El salto también sirve como recordatorio de la importancia de tomar las precauciones de seguridad adecuadas. Aunque Robbie tuvo suerte y el salto fue un éxito, siempre debemos ser conscientes de los riesgos al intentar una acrobacia y estar preparados para lo peor.

Impacto medioambiental

El salto del Gran Cañón también tuvo un impacto medioambiental en la zona. El salto requirió que la bicicleta descendiera por el borde del cañón hasta el lugar de aterrizaje, lo que causó algunos daños al medio ambiente. Tras el salto, se descubrió que la bicicleta se había hundido en el suelo, dañando el terreno y la belleza natural de la zona.

Robbie también fue criticado por su falta de cuidado del medio ambiente y algunos sugirieron que el truco era una forma de vandalismo ambiental. Robbie admitió más tarde que debería haber sido más consciente del posible impacto ambiental y que lamentaba su falta de consideración.

El salto también tuvo un efecto positivo, ya que despertó un renovado interés en el Gran Cañón y algunos argumentaron que ayudó a llamar más la atención sobre el área. Además, Robbie donó parte de las ganancias del salto a organizaciones benéficas medioambientales, que ayudaron a compensar los daños causados.

El salto del Gran Cañón fue una de las acrobacias más atrevidas de la historia y es un testimonio de la valentía y habilidad de Robbie. Si bien el daño ambiental causado fue lamentable, ayudó a llamar la atención sobre la asombrosa maravilla natural que es el Gran Cañón.

Percepción pública negativa

Si bien el salto fue ampliamente publicitado cuando ocurrió, recibió algunas críticas. El salto fue visto como un truco de autopromoción y muchos argumentaron que Robbie simplemente estaba tratando de llamar la atención sobre él y su familia.

Además, algunas personas argumentaron que el truco era peligroso e irresponsable, ya que se realizó sin las debidas precauciones de seguridad. Esto puso a Robbie en peligro de sufrir lesiones graves o incluso la muerte, y envió un mensaje negativo a otros especialistas, sugiriendo que tales acrobacias son aceptables sin una preparación de seguridad adecuada.

Robbie también recibió críticas por su falta de respeto por el medio ambiente, ya que no tuvo en cuenta el daño ambiental potencial causado por su salto. Esto atrajo una atención negativa hacia él y hacia la familia Knievel.

Importancia internacional

El salto de Robbie Knievel fue significativo por varios motivos. Fue el primer gran salto realizado por un temerario en el Gran Cañón e inspiró a muchos otros a intentar sus propias acrobacias.

El salto también tuvo una gran presencia mediática, ya que apareció en varias revistas, programas de televisión y otros medios de comunicación. También era la primera vez que se veía un truco de motocicleta en un entorno así. Esto consolidó aún más la reputación de Robbie como un temerario intrépido.

Por último, el salto tuvo un impacto significativo en la escena internacional de especialistas. Inspiró a muchos especialistas y ayudó a crear una nueva era de temerarios. También estableció el estándar para los futuros temerarios y demostró que se pueden intentar acrobacias complejas de forma segura.

Margaret Waid

Margaret E. Waid es una escritora, editora e investigadora galardonada apasionada por explorar y compartir las maravillas de los parques nacionales de Estados Unidos. Ha estado escribiendo sobre parques nacionales durante más de dos décadas y sus artículos han aparecido en una variedad de publicaciones, incluidas National Geographic Traveler, Sierra, Backpacker y Park Science. Margaret también es una ávida viajera y amante de la vida al aire libre, y pasa gran parte de su tiempo explorando los parques sobre los que escribe. Está comprometida a ayudar a los lectores a encontrar su propia conexión con la naturaleza y la historia en nuestro sistema de parques nacionales.

Deja un comentario